tengo una angustia sin nombre
que no me deja esperar
que las cosas se acomoden
con el tiento de enhebrar
cada historia como es
y cada cosa en su lugar...
parece vana costumbre
desmadejar y enredar,
pero a veces me resulta
más dañoso que dejar
que cada cosa, a su aire,
acabe sin terminar
o termine sin cuajar
la historia de cada cual.-